Trucos del chef: 3 errores al cocinar arroz blanco y cómo solucionarlos

El arroz es una de las guarniciones más populares del mundo y se consume en casi todo el globo y de distintas formas.  Sin embargo, para preparar un arroz blanco perfecto, procura evitar cometer estos errores. 

El arroz es uno de los acompañantes de comida más pedidos y más consumidos por casi todas las culturas del mundo. 

Es nutritivo porque tiene vitaminas y minerales esenciales, pero además es bajo en sodio, por lo que es ideal para incluir en las dietas de los hipertensos. 

Pero muchas veces, por desconocimiento o descuido, cometemos algunos errores que hacen que nuestro arroz quede lejos de lo que buscamos y más parecido a una pesadilla culinaria. 

Error #1: No agregar suficiente agua

Si no agregas suficiente agua el arroz te quedará secó y posiblemente se pegue al fondo de tu sartén o cazuela.  Depende de la variedad de arroz, pero casi siempre lo que se recomienda son 3 partes de agua por una parte de arroz.  Sin embargo, lee las instrucciones del empaque de tu producto. 

Error #2: Mover demasiado el arroz 

Cada vez que remueves el arroz éste suelta almidón y el almidón hace que tu arroz se torne pastoso.  Si quieres una arroz sueltecito, lo mejor es que lo remuevas una sola vez cuando comience la cocción, para  integrar bien todos los ingredientes y que la sal u otros productos que hayas usado para sazonar, queden perfectamente mezclados, luego debes dejarlo tranquilo.  Si lo remueves mucho, te quedará un arroz tipo rissotto ¿Y eso no es lo que deseas verdad?

Error #3: Cocinar a fuego muy fuerte todo el tiempo 

El arroz debe cocinarse en todo momento, es decir, el caldo debe estar hiriviendo siempre.  Por ello se recomienda que los cinco primeros minutos los cuezas a fuego alto y luego bajes la flama a temperatura media o baja.  Si quieres que te quede más esponjoso tápalo, si no lo haces quedará un poco más seco.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias