¿Por qué las lentejas son tan buenas para tu salud?

Las lentejas contienen cantidades sustanciales de vitaminas, proteínas, minerales e hidratos de carbono. Mejoran el tránsito intestinal por su contenido en fibra. Por su alto aporte de hierro son antianémicas, aportan el ácido fólico que necesitas si estás embarazada. Son muy fáciles de cocinar y hacer un humus de lentejas te va a resultar fascinante.

Las lentejas son de las legumbres con más porcentaje de proteínas, incluso que las carnes y pescados dependiendo de la cantidad que consumamos. Pero para poder aprovecharlas mejor se recomiendan consumir junto a otros cereales como el arroz, el trigo o el mijo, también junto a semillas de sésamo ya que éstos contienen abundante cantidad de dos aminoácidos que las lentejas poseen en bajas concentraciones. La gran ventaja de las proteínas de las lentejas comparadas con las de origen animal  es que no contienen ni colesterol  ni  grasas saturadas. 

Lentejas

Poseen además fibra digestiva que mejora el tránsito intestinal, tienen un elevado poder de saciedad (lo que las hace muy útiles en las dietas), y elimina el colesterol,  minerales (hierro, calcio, fósforo, potasio, magnesio, zinc, selenio) vitaminas del grupo B (B1, B2, B5, B6, ácido fólico), hidratos de carbono complejos y de absorción lenta que aportan la energía que necesita nuestro cerebro para concentrarnos, y energía disponible para ejercitación física.

humus de lentejas

Te contamos una receta super sencilla y muy sabrosa con esta legumbre maravillosa para que puedas empezar a incorporarla fácilmente en tu dieta. Sólo necesitas:

1. Hervir las lentejas ( te recomendamos dejarlas en remojo al menos 3 horas antes de hervirlas). 

2. Colocar en el mix de la minipimer una taza de éstas ya cocidas, 1 diente de ajo (puede ser crudo o asado si lo prefieres más suave), aceite de oliva, un toque de jugo de limón, sal, pimienta y curry (opcional), y el secreto es media cucharadita de "tahini"(pasta de sésamo tostado y molido) o aceite de sésamo, y procesarlo todo hasta obtener una preración cremosa. A veces es necesario agregar un poco de agua si queda muy espesa y se nos empasta la procesadora.  

tahini o pasta de sésamo molido

3. Finalmente ponerlo en un cuenco o cazo bonito espolvorearlo con pimentón dulce, rociarlo con aceite de oliva y decorarlo con unas semillas de girasol.

Y si te quedaste con dudas de cómo preparar el tahini, acá va la receta ¡más fácil de lo que alguna vez creiste!

Más Noticias