Truco de la abuela: Elimina la grasa de tu bandeja de horno con agua oxigenada y bicarbonato

La limpieza en la cocina es una de las labores más complejas del hogar y en lo que respecta al horno, y su uso, hemos de necesitar una ayuda extra fuera de los productos convencionales.

El horno es una de las cosas que más se utilizan en el hogar, bien sea, para hacer un delicioso pollo asado o un rico postre para ti y los tuyos. Pero, a la hora de limpiar no sabes como quitar hasta la última partícula de grasa en la bandeja de este electrodoméstico. 

Para acabar con la grasa pegada en esos rincones incómodos del horno, te mostramos cómo lograrlo usando solo productos que siempre sueles tener en casa, después de ver lo sencillo que es ¡no dejarás de usarlos!

Limpiar la bandeja del horno

Agua oxigenada con bicarbonato: para eliminar la grasa pegada en la tapa, deberás cubrir con una capa de bicarbonato y otra de agua oxigenada y nuevamente bicarbonato. Deja que actúe por un par de horas y retira con movimientos circulares con la ayuda de una esponja.

Vinagre y bicarbonato: en un bol añade 10 cucharadas de bicarbonato, 3 de vinagre y 4 de agua caliente, revuelve y deberá quedar como una crema, si crees necesario agregar más bicarbonato puedes hacerlo. Luego, aplica esta pasta en la zona afectada y déjala actuar por 3 horas.

Papel de aluminio o de hornear: este truco es para luego de la limpieza de tu horno, si quieres mantener limpia la bandeja por más tiempo, la puedes cubrir con papel de horno o de aluminio, con esto evitaras que se acumule tanta grasa y comida quemada en ella.

bandeja de horno como nueva

Vinagre: en una botella con pulverizador añade tres partes de agua por una de vinagre, rocía bien esta mezcla en las paredes y bandeja del horno, y deja actuar por 20 o 30 minutos y limpia con una esponja.

Limón: agrega agua a la bandeja, con jugo de limón y enciende el horno por 40 minutos. Una vez pasado el tiempo, apaga y deja enfriar un poco antes de retirar la bandeja y lavar como de costumbre.

Agua caliente: saca las bandejas del horno y retira todo el exceso de grasa y resto de comida con un papel de cocina. Después, agrega agua muy caliente con lavavajillas y deja que haga su efecto por un par de horas.

Pasado el tiempo, lava con cuidado cada bandeja con la ayuda de una esponja y seca bien antes de volverlas a colocar en el horno.

Más Noticias