Elimina el sarro del inodoro de forma fácil y casera ¡La Coca Cola será tu aliada!

El inodoro suele juntar bastante sarro. Ahora, ¿cómo la eliminamos sin romperlo o sin intoxicarnos con fuertes productos químicos? Hay varios trucos de limpieza, naturales y caseros, ideales para estas problemáticas. Mira el paso a paso.

El inodoro es uno de los elementos del hogar que más utilizamos. Atento al contexto actual, es importante mantenerlo limpio, desinfectado y libre de malos olores. Aún así, por la acumulación de gérmenes, humedad y otras sustancias, es común que presente manchas de sarro.

Suele generarse por la acumulación de calcio y otros minerales presentes en el suministro de agua. Afortunadamente, para evitar la compra y uso de productos nocivos para nuestra salud, te presentamos 4 trucos caseros, sencillos y con ingredientes naturales con los cuales podrás remover el sarro de tu retrete y mantenerlo impecable.

Trucos para eliminar el sarro de forma casera y natural.

La primera opción es vinagre blanco y limón: es la forma más natural y ecológica de eliminar el sarro. Es bastante útil ya que los ácidos naturales de ambos líquidos descomponen con facilidad los depósitos de sarro. Necesitarás una taza de vinagre blanco (125 ml) y jugo de limón.

Agrega el jugo de limón en media taza de vinagre blanco y mézclalos. Después, frota la mezcla sobre las áreas que deseas limpiar. Para facilitarte la tarea, puedes ayudarte de un estropajo o de un papel lija.

Cómo eliminar el sarro con sencillos trucos caseros.

La piedra pómez, que generalmente se utiliza para remover la piel muerta, es muy útil para quitar las manchas que se forman en el baño. Su poder abrasivo elimina el sarro y deja la superficie con un aspecto más higiénico. Solo sumerge la piedra en agua tibia, hasta que ésta se ablande. Cuando la piedra esté blanda, frota sobre las zonas donde notes la presencia de sarro y verás cómo se va removiendo..

También puedes utilizar bicarbonato de sodio con agua oxigenada, para lo cual requieres una taza de bicarbonato de sodio (100 g) y dos cucharadas de agua oxigenada (20 ml). Humedece el bicarbonato de sodio con el agua oxigenada, obteniendo una especie de pasta. Con la ayuda de un paño o estropajo, frota la pasta contra las paredes del inodoro para limpiar las manchas. Deja que actúe 20 minutos antes de enjuagarlo. De forma opcional, puedes agregarle el zumo de limón para lograr un efecto blanqueador más potente.

Por último, está la Coca Cola, y no por ello menos efectivos. Para maximizar su efecto, debes combinar el refresco una taza de vinagre blanco (250 ml) y tres cucharadas de bicarbonato de sodio (30 g).

Teniendo el inodoro seco previamente, vierte la Coca-Cola asegurándote de cubrir las zonas donde se encuentra el sarro. Deja que actúe 30 minutos y cepíllalo. Luego incorpora el vinagre blanco y el bicarbonato de sodio sobre las manchas de sarro. Espera que actúen 15 minutos y vuelve a frotar el sarro que queda con un cepillo. Cuando hayas acabado, enjuaga el inodoro.

Más Noticias