3 formas de limpiar y desinfectar los peluches de los niños ¡Nunca fue tan fácil!

Tus hijos juegan un montón y las manchas son inevitables, pero se quitan; ahora, ¿cómo hacemos con sus peluches?, llenos de barros, algunas recientes, otras viejas. Te mostramos 3 formas sencillas y caseras de hacerlo. ¡Dile adiós a la suciedad en los juguetes infantiles!

Seguro que los más pequeños de la casa tienen su peluche preferido. Lamentablemente, un día hay que lavarlos y parece una tarea interminable. Son una de las mayores fuentes de polvo y de suciedad, además de que seguramente viajaron por el jardín a través de la tierra o peor, barro.

Hoy te enseñaremos a cómo lavar peluches para que tus niños disfruten de los juguetes. Parece que es una tarea difícil de hacer, pero en realidad solo debes tener cuidado para no estropearlos. ¡Tus niños te lo agradecerán!

Cómo lavar peluches.

Comienza a lavar peluches que sólo tengan algunas manchas. Lo primero que debes hacer es frotar todas las manchas del peluche con un paño humedecido en agua tibia; con esto conseguirás aflojar las manchas del peluche. Después, debes aplicar una pequeña cantidad de detergente líquido para poder eliminar por completo las manchas.  Si son varios peluches los que debes limpiar, mezcla en un pulverizador una taza de agua con una cucharadita de detergente.

Si la mancha es difícil de retirar puedes verificar en la etiqueta la viabilidad de la limpieza del peluche con algún tipo de químico. Frota suavemente con el paño y verás que con la ayuda del detergente la mancha desaparecerá. Debes frotar únicamente en la zona de la mancha sin expandir mucho la espuma para que se pueda enjugar con facilidad. Humedece otro paño para enjuagar el peluche. Frota de forma suave todas las zonas donde has eliminado las manchas para retirar la espuma o detergente. 

Aprende sobre el correcto lavado de peluches.

Otra opción es el lavado en seco, lo que permite que el material de fabricación no se deteriore. Además, puedes limpiar aquellos peluches que tienen algún tipo de mecanismo para movimientos o emitir sonidos. Para esto, debes tener una bolsa de plástico, bicarbonato de sodio y un cepillo.

Primero, humedece el peluche con un poco de agua, utilizando un pulverizador o humedeciendo un paño y pasándolo por el peluche. El objetivo de humedecerlo es para que el bicarbonato se adhiera a tu peluche. Mételo en la bolsa de plástico y añade una buena cantidad de bicarbonato de sodio. Cierra la bolsa de plástico y agita por algunos minutos para que el bicarbonato pueda esparcirse por todo el peluche. Deberás dejar el peluche por varias horas. Para finalizar, retira el peluche de la bolsa y cepíllalo para eliminar todo el exceso de bicarbonato.

Por último, también está la lavadora como gran aliado. Este proceso es ideal para lavar peluches que están muy manchados o que tienen demasiado polvo. Antes de meterlos en la lavadora verifica la etiqueta y recuerda que los peluches que utilizan baterías o diferentes mecanismos no deben meterse en la lavadora. Puedes tratar los peluches previamente para quitar de manera superficial las manchas más difíciles.

Después, mételos en una funda de almohada para evitar que se dañen. El ciclo de lavado que debes seleccionar es para prendas delicadas. Selecciona previamente la temperatura del agua, fría o tibia y comienza el ciclo de lavado. Después de lavar peluches en la lavadora, sácalos y elimina el exceso de agua. Lo mejor que puedes hacer es dejar que tu peluche se seque al aire libre lejos de la luz del sol y evitando un lugar donde haya mucho polvo. Cuando el peluche esté seco cepíllalo para acomodar la “piel”. 

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias