Panadería express: prepara rico y fácil pan casero sin necesidad de amasarlo

¿Qué mejor que pan recién horneado para el desayuno? Pon manos a la obra, lee la siguiente receta y en cuestión de horas, tendrás un pan casero estupendo y sin necesidad de amasar. ¡Mira qué fácil es!

8 am, comienza tu rutina diaria, estudio, trabajo, pero el desayuno siempre presente y con cosas muy ricas para comer. Esta vez, quieres pan casero, sin embargo crees que es complicado y te tientas a ir a la panadería. ¡Alto ahí!

Hoy te mostraremos la receta ideal para que a la noche prepares (¡sin amasar!) un pan que tendrás recién horneado a primera hora del día siguiente. Solo debes reunir los ingredientes y poner manos a la obra. Obtendrás un resultado muy rico y sencillo de hacer.

Cocina pan casero sin necesidad de amasarlo.

Ingredientes

Preparación:

  1. En un cuenco mezclamos la harina de fuerz, la levadura desmenuzada y la sal. Añadimos el agua y mezclamos un poco, lo justo para que todo se una, sin amasar. Volcamos la masa a un tupper de plástico, cubrimos con film transparente y dejamos reposar durante 12 horas.
  2. Si pasadas las 12 horas de fermentación, no tenemos tiempo de seguir con la receta, guardamos el recipiente de masa en la nevera hasta el día siguiente. Si lo hacemos así, debemos sacar la masa y esperar que se temple un par de horas, antes de seguir.
  3. Enharinamos abundantemente la mesa de trabajo. En mi caso me gusta hacerlo sobre una bandeja de las de hornear galletas, ya que así puedo mover la masa y girarla más fácilmente. Volcamos la masa sobre la harina y la estiramos un poco, para formar un rectángulo, con las puntas de los dedos sin presionar demasiado.
  4. Doblamos la masa longitudinalmente,llevando cada lado hacia el centro, y de forma que quede superpuesta una parte sobre la otra. Hacemos la misma doblez en el otro sentido, transversalmente. Sobre un paño de algodón o lino echamos abundantes semillas. Colocamos encima la masa que habremos girado, quedando ahora el doblez en la base.
  5. Cubrimos con más semillas, y tapamos con el paño. Dejamos fermentar dos horas o hasta que la masa duplique su volumen inicial. Cuando la masa lleve fermentando una hora, calentamos el horno a 180º con calor arriba abajo. Introducimos la cazuela donde lo vayamos a hornear para que se caliente lo suficiente.
  6. Pasado el tiempo de fermentación, sacamos del horno la cazuela, con mucho cuidado de no quemarnos. Suavemente volcamos la masa dada la vuelta en la olla, nos quedará el pliegue hacia arriba. Colocamos la tapa y horneamos durante 30 minutos.
  7. Destapamos y horneamos durante otros 20 minutos más. El tiempo dependerá del tamaño de la pieza de pan, adecuadlo un poco. El pan estará dorado y si golpeamos la base debe sonar hueco. Lo sacamos de la olla a una rejilla, y dejamos enfriar completamente antes de consumirlo.
Pan recién horneado, sin amasar, para tu desayuno.

Más Noticias