Renovada: dile adiós a los poros abiertos con una sencilla mascarilla a base de miel

Uno de los problemas más comunes de la piel es la aparición de los poros abiertos. Esto genera diversas consecuencias, que provocan un rostro descuidado y envejecido. Para ello, te mostramos la mejor máscara natural con miel y así, solucionar este tedioso problema.

Entre los problemas estéticos más comunes en la piel del rostro, se encuentran los poros dilatados y abiertos, los cuales aparecen debido a una acumulación de suciedad, residuos, grasa y células muertas.

Estos pueden dar lugar a la formación de nuevas impurezas, dándole al cutis un toque descuidado y envejecido. Si trataste con productos comerciales y no funcionaron, te mostramos una mascarilla natural con miel, ideales para cerrar estos poros en el cutis.

Chau a los poros abiertos con mascarilla natural a base de miel.

La miel es uno de los mejores productos naturales, llena de enzimas naturales ideales para limpiar la piel en profundidad y eliminar todas las toxinas acumuladas. Por ende, elimina toda la suciedad y la grasa acumulada en los poros y que causa su dilatación.

A su vez, la miel exfolia la piel profundamente eliminando todas las células muertas acumuladas y ayudando a desobstruir los poros. Cuenta con propiedades antimicrobianas y antibacterianas muy potentes, por lo que es perfecta para tratar las pieles con tendencia a desarrollar acné e impurezas, así como para reducir el exceso de grasa en el rostro.

Cómo cerrar los poros con una mascarilla de miel.

Para empezar, debes hacer una limpieza de cutis con la que se consiga eliminar toda la suciedad, las bacterias y residuos atrapados en los poros. En este caso, usaremos vapor: coloca una olla con 1 litro de agua en el fuego y espera a que hierva. Cuando haya alcanzado el punto de ebullición, retira la olla del fuego y colócala sobre una superficie plana y dura.

Cubre tu cabeza con una toalla, dejando tu cara descubierta, y acércate a la olla de tal forma que el vapor del agua caliente impregne todo tu rostro. Mantente en esta posición durante unos 5 o 10 minutos. Finalmente, enjuaga la cara con agua tibia o fría y lávala con un jabón suave.

Realiza una profunda limpieza fácil con vapor.

Ahora sí: prepara tu mascarilla para los poros abiertos, combinando miel con bicarbonato de sodio y limón. Necesitarás: 1/4 de taza de miel, 2 cucharadas de bicarbonato de sodio y zumo de 1 limón.

Mezcla la miel con el bicarbonato de sodio hasta obtener una pasta consistente. Luego, agrega el jugo de 1 limón recién exprimido y vuelve a remover. Extiende la mezcla por todo el rostro con la ayuda de una brocha limpia y deja actuar durante unos 10 minutos. Pasado este tiempo, retira con abundante agua tibia o fría. Puedes repetir el tratamiento hasta 2 veces por semana. ¡Tendrás una piel estupenda!

Más Noticias