¿Pieles muertas en tus pies? La piedra pómez es tu solución más sencilla y rápida

Seguramente por algún familiar has escuchado de las grandes propiedades de la famosa piedra pómez. Mira aquí para qué sirve. ¡Aleluya a la piel seca!

La piedra pómez es muy utilizada, sobretodo en las personas grandes, para acabar con la resequedad en los pies.

La misma tiene su origen en el magma volcánico. Se produce por un enfriamiento muy rápido cuando el magma se expulsa y entra en contacto con al aire, creando esa porosidad, ligereza y rugosidad que caracteriza a esta piedra.

Piedra pómez.

Es útil para eliminar las durezas superficiales y espontáneas que se forman en los talones o en la planta de los pies.

Antes de usarlo, asegura que la piedra esta limpia, al igual que nuestros pies. Es aconsejable tener un rato los pies a remojo en agua tibia y jabón, o hacerlo durante la ducha, ya que la piel se reblandece y es más fácil quitar esas durezas. 

Piedra pómez.

Haz movimientos circulares alrededor de los talones o donde suelen aparecer las lesiones cutáneas. No la uses en el resto del cuerpo porque la piel es fina y frágil y puedes dañarla fácilmente.

Aplícala hasta tres veces a la semana. Luego de cada aplicación, ponte crema hidratante pero esto sí hazlo diariamente. Ni hablar de lavar dicha piedra con agua y jabón para evitar que las bacterias se reproduzcan en la superficie y nos causen una infección.

Es un buen complemento pero la piedra pómez no es una solución definitiva para eliminar callosidades y durezas. Si persiste el problema, consulta con un podólogo ya que generalmente, estas complicaciones se deben a un problema de pisada y puede generar posteriores y graves consecuencias si se deja estar.

Más Noticias